Ir al día
de
Idiomas
 
Publicidad
Recomendamos

Alfonso XIII

La reina regente de España, María Cristina de Habsburgo-Lorena, con su hijo Alfonso XIII, por Antoni Caba

País España
Nació en Madrid
Murió en Roma
Nació el 17 de mayo de 1886
Murió el 28 de febrero de 1941

 

Alfonso XIII, que, entre otro apelativos, sería conocido como el Africano, fue el hijo póstumo de Alfonso XII de Borbón. Rey desde su nacimiento, llegó incluso a presidir, con sólo tres años, actos solemnes sentado en el trono con su madre, Maria Cristina de Habsburgo-Lorena, que ejerció como regente hasta 1902, fecha en la que Alfonso empezó a reinar de manera efectiva.

Durante su minoría de edad, la más larga de la historia española, fue educado como “rey-soldado” de una monarquía constitucional y se produjo la guerra con Estados Unidos, que finalizó con derrota y supuso la liquidación del imperio colonial español (1898). Además, el inicio del reinado coincidió con un relevo generacional decisivo en los partidos dinásticos: el dirigente conservador Antonio Maura sustituyó a Antonio Cánovas del Castillo y el liberal José Canalejas hizo lo propio con Práxedes Mateo Sagasta. Como la constitución de 1876 se lo permitía, el soberano tendió a intervenir personalmente en la política.

En 1906 se casó con Victoria Eugenia Julia Ena de Battenberg, sobrina de Eduardo VII de Gran Bretaña, con la que tuvo siete hijos: Alfonso, Jaime, Beatriz, un niño que murió al nacer, María Cristina, Juan (al que nombró sucesor de los derechos dinásticos) y Gonzalo. Fruto de diversas aventuras extramatrimoniales, tuvo otros cuatro descendientes.

Los gobiernos de Alfonso XIII afrontaron problemas derivados de gabinetes anteriores y retos amanecidos con el nuevo siglo, como las guerras de Marruecos, el surgimiento de los nacionalismos vasco y catalán, la conflictividad social, el radicalismo anarquista de las organizaciones obreras y las fracturas en un sistema político imbuido de caciquismo, entre otros.

Alfonso XIII, rey de España

La neutralidad de España durante la I Guerra Mundial abrió mercados y favoreció el crecimiento económico, pero también la agitación social, que cristalizó en la crisis de 1917, plasmada en huelgas revolucionarias que aumentaron la descomposición del régimen político. A esto se unió que al año siguiente fracasara también un gobierno nacional, formado por miembros de los dos principales partidos. El reajuste económico posterior a la Guerra Mundial aumentó las dificultades internas. Revueltas sociales y problemas regionales, unidos a los fracasos militares en Marruecos, acrecentaron la debilidad de los gobiernos, incapaces de hacer frente a estas situaciones.

En 1923, el golpe militar del general Miguel Primo de Rivera fue la solución de fuerza adoptada ante la crisis. El rey aceptó el hecho y la dictadura, que fue bien recibida por muchos sectores sociales en los primeros años, se adjudico en 1925, con el desembarco de Alhucemas, el logro de terminar con la guerra de Marruecos. Se produjo un restablecimiento del orden social así como un mayor desarrollo de las obras públicas. Pero más tarde, en 1930, Primo de Rivera dimitió al constatar el fracaso global de su política y que había perdido apoyos, y Alfonso XIII intentó restaurar el orden constitucional cuando ya los partidos republicanos, socialistas y regionalistas de izquierda luchaban unidos contra la monarquía. Los acontecimientos se precipitaron tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, que dieron el triunfo en la mayoría de las ciudades a socialistas y republicanos. El monarca, para evitar una lucha civil, abandonó el país, proclamándose la II República el 14 de abril de 1931.

Alfonso XIII vivió en el exilio diez años, pasando los últimos en Roma, donde murió y fue enterrado en 1941 junto a un saco con tierra de todas las provincias españolas. Sus postreras actuaciones de carácter político, relacionadas con el estallido de la guerra civil, se concretaron en una aproximación al carlismo y en apoyar la rebelión militar contra la República. Sus restos fueron trasladados en 1980 al Panteón de los Reyes del Monasterio de El Escorial (Madrid).