Ir al día
Idiomas
 
Publicidad
Recomendamos

10 de febrero de 1878

El militar español Arsenio Martínez Campos, obra de Federico Madrazo (Palacio del Senado, Madrid)Los generales Máximo Gómez y Arsenio Martínez Campos, comandantes supremos respectivos de las tropas cubanas y españolas que combaten en la isla, firman en la localidad de Zanjón, en la provincia de Camagüey, un pacto que pone fin a una guerra que ha durado 10 años. De acuerdo con el mismo, los insurrectos cubanos deponen las armas a cambio de que España declare la abolición de la esclavitud en la colonia y una amnistía a todo lo sucedido desde 1868, y promulgue para Cuba leyes municipales, electorales y provinciales como las de la metrópoli, además de reconocerles a los súbditos cubanos los derechos de reunión y asociación y las libertades de prensa y expresión, lo que en conjunto significa la concesión de la autonomía.