Ir al día
Idiomas
 
Publicidad
Recomendamos

16 de abril de 1922

El canciller alemán, Joseph Wirth, en el centro, conversa con la delegación soviética en la Conferencia de Génova de 1922 que llevó a la firma del Tratado de Rapallo entre los dos países; Georgi Chicherin, ministro de exteriores de la Unión Soviética, es el segundo por la derechaDurante la conferencia que se celebra en Génova para proceder a la reconstrucción económica de Europa tras la Primera Guerra Mundial, los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania y de la Unión Soviética, Walther Rathenau y Gueorgui Vasílievich Chicherin, firman en la ciudad italiana de Rapallo un tratado por el que ambos países renuncian recíprocamente a sus deudas de guerra, restablecen las relaciones diplomáticas y se prometen la neutralidad en caso de conflicto con una tercera potencia y el régimen aduanero de la nación más favorecida; además, un acuerdo secreto contenido en el mismo permite la entrada en la Unión Soviética a los oficiales alemanes para que puedan iniciarse allí en el uso de las armas que el tratado de Versalles (28 de junio de 1919) había prohibido a Alemania. Este pacto político y económico permite el regreso de la URSS a la escena internacional después de los hechos de la revolución de octubre de 1917.