Ir al día
Idiomas
 
Publicidad
Recomendamos

10 de agosto de 1945

Segunda guerra mundial. Después de que Hiroshima y Nagasaki hayan sido destruidas por los efectos de sendas bombas atómicas arrojadas desde aviones norteamericanos, el Gobierno japonés informa a las potencias aliadas que está dispuesto a aceptar los términos de una rendición incondicional, siempre que el papel del emperador Hirohito como soberano no se vea perjudicado.